martes, 7 de junio de 2011

LA HISTORIA DEL TENIS Y SUS ORIGENES











 © Jornadas Académicas. Tenis, la memoria - Eduardo Puppo 2010.

Contamos con el consentimiento personal de Eduardo Puppo para reproducir este material académico.

Jornadas Académicas
Tenis, la memoria / Tour 
El origen del tenis, ese conflicto

 El “Real Tennis”











  




  • Antes de la estructuración del tenis tal cual lo conocemos existía uno llamado “Real Tennis” y, dado el aumento de popularidad y su expansión y las variantes en la forma de jugarlo en diferentes lugares del mundo, fue recibiendo distintos nombres: Real Tennis en el Reino Unido, Court Tennis en los Estados Unidos y Royal Tennis en Australia entre los más difundidos, estimándose su origen en 1470, según los libros “The Annals of Tennis” (1878) y “The Willis Faber Book of Tennis & Rackets” (1980), todos jugados con raquetas asimétricas (lopsided).

¿Y el reglamento?













 
  • Sobre las reglas existe una fuerte inclinación que adjudica al filósofo Antonio Scaino, de Lombardía, Italia, el haber ordenado el sistema de juego, para que no fuera tan diverso, en el Siglo XVI. Fue por pedido de su patrón, Alfonso II d’Este, luego de que Scaino debatió sobre la adjudicación de un punto durante un partido.
  • En su “Trattato del Giuoco della Palla”, el primer libro sobre reglas conocido, editado en 1555, Scaino enumeró la manera “correcta” de disputar encuentros.

 
 Pelotas con pelo de animales





















 
  • En general, las balls estaban confeccionadas de cuero rellenas con lana o pelo de animales. Eran muy duras y podían causar heridas o hasta la muerte.
  • En el Siglo XVIII se enrollaban tiras de lana sobre un núcleo muy tensadas y sobre eso hilos en diferentes direcciones se cosía un trapo blanco alrededor de la pelota.
  • Cuando comenzó el lawn tennis se utilizó goma de la India para su fabricación. Obviamente debía correr mucha agua bajo el puente hasta que en 1839 el estadounidense Charles Goodyear descubriera por casualidad la vulcanización del caucho, que sirvió de base para los neumáticos y también para las pelotas con mejor rebote. Se construyeron con paño blanco y recién en 1972, con la irrupción de la televisión, la Federación Internacional de Tenis (FIT) aprobó que se experimentara con balls de paño amarillo durante dos años. Fue tal su aceptación que jamás se volvió a utilizar las blancas.
  • Prácticamente no existieron cambios sustanciales en ese elemento –sí en cuanto a compuestos internos, fieltro, etc.- hasta que en 2000 la FIT autorizó que se utilizaran tres tipos de pelotas, con distintos tamaños y pesos, a modo de prueba.


Raquetas de diversos formatos















  
  • En el Siglo XVI y hasta mediados del Siglo XVIII ya se comenzaron a utilizar las primeras raquetas (evolución del juego con la mano y luego con guantes), de varias formas y tamaños. Cerca de 1750 se vieron raquetas similares a las actuales, con cabeza ladeada, encordadas con una tripa gruesa y un mango más largo que los originales. Esa forma permitía al jugador sacar pelotas de los rincones ya que las paredes y el piso eran considerados parte de la cancha.
  • Es muy curiosa la variación de las empuñaduras. La denominada “fishtail” o cola de pez se dice que fue concebida con criterio estético entre 1888 y 1925; la “fantail” se ve en algunos modelos de principios del Siglo XX, entre 1900 y 1930; la “bulbous”, con foma de bulbo, se observó en muchas marcas entre 1900 y 1925; la “rounded”, redondeada, entre 1870 y 1900; la “cork”, de corcho, entre 1880 y 1900; la “quadrada” entre 1900 y 1920; la “regular”, más conocida como octogonal y clásica, entre 1872 y 1935; la “regular deep grooves”, similar a la anterior pero con hendiduras, entre 1895 y 1933; la “taper”, con una terminación más fina, entre 1900 y 1925; la “creckered”, grabada en intersección diagonal, entre 1900 y 1930; la “embossed depressions”, punteada, entre 1925 y 1932; la “hammer tail”, tipo martillo, vista en raquetas de 1895; la “fantail cuadrada”, de la que existen muy pocos ejemplares, etc.
  • Y lo mismo sucede con el formato, además del comentado, pues de fabricaron raquetas con el marco tipo triángulo invertido, con la cabeza plana (flat-top) entre 1880 y 1890; otras con una fusión entre el triángulo y el óvalo (transitional flat-top) entre 1890 y 1900, etc.
  • En cuanto al corazón de los marcos, se denominaron “concave wedge”, encontrado en todas las épocas; “convex wedge”, desde la primera hora hasta 1920 aproximadamente; “wavy wedge”, exclusividad de la firma Geo G. Bussey & Co., entre 1900 y 1908; el “open throat”, a fines de los años ’20; el “three branch”, visto en la famosa Hazells Streamline de 1937 (que inmortalizó el británico Bunny Austin), fabricada por F. W. Donisthorpe, y también en la le coq sportif de 1981 que utilizó el francés Yannick Noah, etc.
  • La primera metálica, o con una gran proporción de ese material, fue la estadounidense Dayton, en 1925, con mango ovalado de madera y marco y encordado metálico.
  • Las más conocidas por el gran público fueron las Slazenger, una de las primeras marcas en comercializar raquetas, fundada en 1877. se sumó Dunlop, con su modelo más vendido, “Maxply” a partir de 1931 con una longeva venta hasta 1981. Y por supuesto la firma Spalding, creada por Albert Goodwill Spalding, un jugador estadounidense de béisbol,a partir de 1890.
  • Las actuales, de los más diversos materiales ultralivianos y resistentes, ya sin la madera como componente de fabricación, pesan entre 380 y 470 gramos.


Encordados: la tripa, la gran aliada original

 













Encordado de tripa

  • Las modificaciones a los marcos incluyeron también un cambio en los encordados. Resultó crucial cuando en la primitiva raqueta de madera se aplicó uno uniforme y simétrico a raíz de una sugerencia e iniciativa del cirujano inglés Lord Joseph Lister (1827-1912).
  • La historia no solamente lo registra como el célebre defensor y propagador de la antisepcia quirúrgica (1860), sino también como aficionado al tenis, aconsejando en 1868 la utilización de las ligaduras de origen animal (tripa de cerdo) empleadas en la cirugía, para aquella adaptación. Las aplicó en sus raquetas y el resultado fue favorable en todo sentido al ser adoptado por los entusiastas de este deporte hasta nuestros días.
  • La tripa de animal tiende a ser sustituida, no en forma total -hay contados jugadores que la prefieren y pueden pagar su alto costo o lo hacen bajo auspicios de sus fabricantes-, por los materiales más resistentes a las condiciones y cambios climáticos.
  • La Federación Internacional de Tenis ha prohibido la utilización de raquetas de doble encordado y de cualquier otro tipo que tenga alguna protuberancia o dispositivo en su superficie. Esta disposición tiene relación con una anomalía vivida en la historia del tenis que se desarrolla en esta obra.


¿De dónde surgieron los términos tenis y raqueta?
















  • La palabra tenis (tennis) tiene antecedentes a partir de novelas, como una de 1399 donde se habla de partidos de “tenez”. Más adelante se conocieron y utilizaron las palabras “tynes” (siglo V), “tenyse” (1482), “tennis” (1548) y otras como “tens”. Se considera que “tenez” podría significar “tomad” o “tenga”, pues era la expresión que los jugadores empleaban al lanzar la pelota, advirtiendo que la pondrían en juego, algo así como el “¡Play! en inglés. Se suman también algunas palabras en árabe que ciertos tratados citan con carácter de evidencia, como que “tennis” deriva de la ciudad egipcia Tinis, junto al Nilo.
  • En cuanto a “raqueta”, amén de la teoría de la mencionada palabra árabe “rahat”, algunos observadores atribuyen la etimología de esa palabra a la voz “rascuette” que guarda también relación con el término “palma de la mano”. Ese vocablo italiano deriva probablemente del “racha” con el que se designaba indistintamente la muñeca y el tobillo. Otra voz, cuya base es el fonema genérico en muchos idiomas “raquets”, bien podría derivar del término dialectal “retriquette”, que viene de la palabra latina “retis”, “reticus” o “reticulata”, que significa “red”, “pequeña red”, “redecilla”.


Confusiones con la puntuación







  • Al igual que tantos detalles de los orígenes del tenis que no han sido corroborados, el de la puntuación es tal vez uno de los más confusos. Algunos registros indican que en el siglo XIV -y teniendo como antecedente la práctica de este deporte en Francia- los puntos por cada tanto logrado se relacionaban con las apuestas y el sistema monetario de aquel país entre 1310 y 1410.
  •  Se apostaba un “sou” que valía 15 “deniers” (moneda cuyo nombre deriva del denario romano, que originalmente fue de plata pura) así, al contar cuatro puntos, se producía la escala 15 - 30 - 45 - 60. La evolución del juego fue modificando esa puntuación haciéndola más simple. En Gran Breataña, dos siglos más tarde, se abrevió el 45 por el 40 con el fin de facilitar la pronunciación (de forty five a forty) y el 60, que indicaba que se había ganado el juego, directamente se reemplazó por la palabra “game” o juego.
  • El “deuce” deriva de la francesa “deux”, que quiere decir que se deben obtener aún dos puntos para ganar el juego. Una vez que el tenis se fue popularizando se ajustaron más la reglas y la puntuación se redondeó incluyendo la palabra “love” o cero para el jugador que no obtenía tantos.
  • Algunos estudios –como el publicado en el libro “Los orígenes y misterios del tenis”, de Malcolm D. Whitman, en 1921- indican que tiene que ver con el mismo término utilizado en el criquet. Otros, que están relacionados con el significado más conocido de la palabra: amor. Algo así como el amor de alguien que realiza alguna acción sin recibir nada a cambio. Aunque también otros historiadores indican que el “love” se relaciona con las apuestas originales del juego y que cuando no se ganaba puntos no se recibía dinero, es decir, “for love”.
  • Otra versión deriva de “l’oeuf”, que en francés significa huevo.
  • También se lo une con la astronomía: el “sextante”, un instrumento utilizado para medir las posiciones de las estrellas, actualmente en desuso. Poseía la sexta parte de un círculo (60 grados) y de allí partían las divisiones (cuatro veces 15 suma 60; un set de entonces poseía cuatro juegos), etc.
  • Nadie, hasta hoy, ha podido comprobar el verdadero origen de la puntuación en tenis, pero éstas son las versiones más contundentes y que merecen ser difundidas. Aunque la incógnita no esté resuelta.




¿Quién pegó primero?
















Real Tennis en Italia

  • Según la tradición fueron los italianos los adelantados que emplearon un guante en el juego de pelota. Ese guante, con el andar del tiempo, se fue constituyendo cada vez más resistente y un buen día algún jugador ingenioso tuvo la ocurrencia de añadir una trama de cordeles en su parte interior. Desde ese momento hasta el instante en que se le adoptó un mango, medió un lapso muy corto.
  • Así nació la “paletta” italiana (que en algunos dialectos se le dice “rachetta”) en el siglo XIV. Solía utilizarse también un instrumento llamado “batidor” o “pegador”, que reemplazó a la mano para golpear a la pelota. Tenía mango largo, estaba hecho de manera delgada, aunque tal vez era poco elástico para poder enviar la pelota en profundidad. Había “batidores” redondos, ovalados, alargados y hasta cuadrados.

El tenis “genuino”: ¿Gem y Perera o Wingfield? 
Major Walter Clopton Wingfield




















  • Fue Gran Bretaña, tal vez por la proximidad geográfica, la que le rindió dilecto culto al “jeu de paume” francés, más que al similar griego “faininda”, que no ganó popularidad. Prueba de ello fueron las variantes y adaptaciones que se jugaban, inspiradas en aquel, tales como el “volant” francés, los bien ingleses “battledore” y “shutle cock”, ancestros del bádminton.
  • A fines de 1873 el mayor británico Walter Clopton Wingfield sacó a la venta en Gales un serie de rudimentarios elementos para practicar un juego por él reglamentado que llamó “Sphairistikè”, una palabra griega que significaba “ball game” o el “arte de jugar con la pelota”.
  • No había inventado el juego en sí, sino que remodeló la cancha que se utilizaba para disputar un juego similar –que en realidad era una modalidad griega- con el que había tenido contacto en la India, cuando la practicó con suboficiales y soldados allí destinados. Le agregó una red en el medio, de unos dos metros de altura, y lo aprovechó comercialmente entre la gran cantidad de adeptos que tenía ya en aquel país, aún sin poseer el título de propiedad intelectual, que estaba en trámite.
  • Esa es una historia relativamente conocida en el mundo de este deporte. Pero sucede que cerca de 1860, otro mayor británico, Thomas Henry “Harry” Gem, junto a Juan Bautista Augurio Perera (nacido en España y radicado en Gran Bretaña desde 1839), jugaban al “tenis sobre hierba” y por eso no se le atribuye la creación del tenis tal como lo conocemos a Wingfield.
  • A pesar de todo Wingfield siguió avanzando. La cancha original de “Sphairistikè” tenía un formato parecido a un reloj de arena (más ancho en el fondo porque se jugaba desde allí, nadie se acercaba a la red), con la red en el centro y líneas que la delimitaba. El innovador adaptó a su criterio todos los elementos.
  • El sistema de puntuación, por ejemplo, lo tomó del “rackets”, otro deporte con raquetas muy popular en la región, pero que no se parecía al tenis, con un frontón y de práctica común en las prisiones, considerado un antepasado del squash.
  • Un año después, el 23 de febrero de 1874, Wingfield obtuvo la licencia de su juego (legajo que llegó el Nº 685), que constaba del reglamento “The Book of the Game”, cuatro “tennis bats”, pelotas, postes, clavijas, cepillo y red. Todos los elementos se conocieron bajo el título, en inglés, de “A Portable Court of Playing Tennis”. La caja completa se vendía a cinco guineas. Mandó a fabricar en serie los artículos que muy pronto desplazaron en ventas a los del croquet, un deporte tradicional pero de difícil implementación por requerir de un césped perfecto para su práctica.
  • Wingfield se entusiasmó con su idea y más tarde publicó una segunda versión del reglamento llamado “Sphairistikè or Lawn Tennis”. En él, las medidas de la cancha, ya sin formato de reloj de arena sino rectangular, varió: 60 pies de largo (18,29 m) y 30 pies el ancho (9,14 m) con la red a 4 pies y 8 pulgadas en el centro (1,42 m) y 7 pies (2,13 m) en los lados. En el medio de los dos campos se marcaba una línea desde la cual se efectuaba el saque o servicio. Ese tiro debía caer luego de la línea del contrario y éste debía pegarle antes o luego del primer pique. La puntuación -a 15- era similar a la del badminton y sólo ganaba puntos el que poseía el saque.
  • Por entonces se llevó a cabo en Londres el primer certamen competitivo no oficial en las categorías individuales y dobles de caballeros denominado “Campeonato Interquintas”, organizado por una comisión de vecinos. En 1875, con el lawn tennis convertido en un deporte popular, el Club de Criquet Marylebone, en Inglaterra, uno de los más convocantes para quienes lo practicaban, dio a conocer variaciones a las reglas de Wingfield. Las más importantes: la extensión de la cancha se llevó a 78 pies (23,77 m), la misma que conocemos actualmente; la línea de saque se ubicó a 7,92 m de la red; el saque o servicio debía realizarse desde la línea de fondo en vez de la línea central y el primer jugador en ganar seis games ganaba el set aunque si empataban en cinco juegos se disputaba un game más, sacando el que disponía del servicio.
  • Lo que sucedió, es que las afiataron para la edición inaugural del torneo de Wimbledon, en 1877, de acuerdo al criterio de sus organizadores. ¿Cómo pudieron hacerlo? Es que la patente de Wingfield expiró el 23 de febrero de 1877 y no la renovó a tiempo –tenía que pagar 50 libras para extenderla otros siete años- beneficiando a quienes no le tenían simpatía pero deseaban expander el juego bajo nuevas o mejoradas reglas, que quedaron rubricadas bajo la concepción del All England.
  • En 1878 las protestas de los jugadores se hicieron escuchar: era evidente que en el game Nº 11, en caso de empate en cinco, el sacador disponía de una ventaja al definir con su saque. Allí nació el concepto de los dos games de diferencia para ganar el set. En 1880 la línea de saque se redujo a 6,40 m de la red y los postes se bajaron a 1,22 m de altura. También se les prohibió a los jugadores tocar la red o volear antes que la pelota cruzara la misma. Finalmente, en 1884, se establecieron los parámetros modernos, con la red a 0,914 m en el centro y postes a 1,07 m entre otras modificaciones que perduraron.



Copa Davis
 














La mayor competencia por países

  • En el verano estadounidense de 1900 comenzó la verdadera historia de la Copa Davis. Una de las versiones apócrifas contaba sobre una “ensaladera” o “ponchera” que el creador de la competencia le había “robado a su abuela”, improvisando el premio para el torneo en ciernes.
  • Previamente, en julio de 1883, se encontraron registros de desafíos entre estadounidenses y británicos: un par de encuentros en el All England Club días después del certamen de Wimbledon, ganados por los locales. Los mellizos William y Ernest Renshaw superaron a los hermanos Josheph y Clarence Clark en ambos partidos de dobles.
  • Luego, el doctor estadounidense James Dwight (1852-1917), a quien algunos libros consideran como el hombre que introdujo el tenis en los Estados Unidos, alrededor de 1896 pregonó la realización de enfrentamientos con Gran Bretaña.
  • Tardó varios años hasta diseñar el formato del que se denominaría originalmente “International Lawn Tennis Championships” (luego Copa Davis). Así fue como comenzó a discutir los detalles con las autoridades de la LTA (Lawn Tennis Association, del Reino Unido), que reconoció a la competencia el 7 de marzo de 1900 y aceptó la invitación de los Estados Unidos.
  • En los meses previos, durante la primavera de 1899, el estudiante de Harvard Dwight Filley Davis (nacido el 5 de julio de 1879 en St. Louis, Missouri), de sólo 21 años y excelente tenista, propuso donar un trofeo para la inminente justa, el mismo que hoy se ve en lo alto de la famosa copa.
  • Davis fue elegido capitán del futuro conjunto y se lanzó a la aventura junto a sus compañeros Holcombe Ward, Malcolm “Mal” Douglass Whitman y Beals Coleman Wright. A ellos se le sumó el padre de Wright, George, un ex jugador profesional de béisbol, que los ayudó en todo lo necesario.
  • Las reglas que el Dr. Dwight (cuyo apellido suele confundirse con el nombre del donante del trofeo) envió al secretario de la LTA el 16 de enero de 1900, establecían que deberían jugarse cuatro singles entre dos jugadores de cada país y un dobles donde no necesariamente debían participar los mismos tenistas. Los partidos serían al mejor de cinco sets y se aplicariá el reglamento del país donde se jugara el match, recordando que difería en ciertos aspectos según la zona. Cada equipo podía contar con un capitán, quien tenía la autorización para aconsejar a sus jugadores durante los cambios de lado, algo que históricamente distinguió a la Copa Davis del resto de los torneos.
  • William Herbert Collins, el presidente de la LTA, propuso que el campeonato fuera abierto a cualquier nación que tuviera una organización reconocida, algo que recién pudo concretarse en 1904, cuando se inscribieron Bélgica, Austria, Francia y las Islas Británicas. Para la edición inaugural, concensuadas las normas entre la British LTA y la USNLTA, se anunció su realización, públicamente, el 9 de julio de 1900. El primer enfrentamiento, que, como se dijo, no se denominó Copa Davis (ver más adelante cuándo se institucionalizó ese nombre) se llevó a cabo en el Boston’s Longwood Cricket Club, entre el 8 y el 10 de agosto sobre canchas de césped al aire libre.
  • Quedó en manos de los Estados Unidos contra las Islas Británicas por 3-0 tras los partidos jugados en forma simultánea: Davis venció a Ernest D. Black 4-6, 6-2, 6-4 y 6-4; Withman a Arthur Wentworth Gore 6-1, 6-3 y 6-2; Davis/Ward a Black/Herbert Ropert Barret 6-4, 6-4 y 6-4 y en el cuarto punto Davis estaba superando a Gore por 9-7 y 9-9 cuando el match se canceló por la lluvia, aunque ya estaba todo definido. El quinto parcial, entre Withman y Black, no llegó a comenzar y, curiosamente, Wright no participó de ningún encuentro. En Boston se jugó en condiciones tremendas ese fin de semana: una ola de calor azotó la ciudad, con más de 57 grados centígrados (136 Fahrenheit) al sol.
  • Con respecto al trofeo, Davis lo encargó a la casa Shreve, Crump Low Co., en la esquina de Tremont y West Street, Boston. Como no tenían la pieza que Davis buscaba, los comerciantes se le encargaron a William B. Durgin Company, uno de los fabricantes más exclusivos del país con sede en Concord, cerca del límite con New Hampshire. Durgin encomendó a uno de sus artesanos, un inglés llamado Rowland Rhodes, el diseño de la luego famosa Copa Davis, en plata de la mejor calidad en esa época. Se buscó un diseño clásico y con un formato similar a una tradicional ponchera, con el borde superior rodeado de flores escalonadas, motivos que se repiten en los niveles inferiores de la copa junto a efectos de espuma de mar hacia el pie de la misma.
  • Su altura varía levemente por la decoración: según desde donde se tome, sus dimensiones son, en el punto más alto, 13 pulgadas (33 cm); el diámetro interior del borde es de 17,5 pulgadas (44 cm); el externo -que también fluctúa por la decoración irregular- de 18,5 pulgadas (47 cm) y la base tiene 10,5 pulgadas (27 cm). El interior está bañado con plata y oro y tiene grabada –con letras bastante grandes, por cierto- la frase “International Lawn Tennis Challenge Trophy. Presented by Dwight D. F. Davis, 1900” a un par de centímetros de su borde superior.
  • Su peso, sin la base agregada con los años, es de 6 kilos y 76 gramos. El costo, según apreciaciones de la época, fue de aproximadamente 200 libras esterlinas. Davis expresó años después que, de haber anticipado el éxito que tendría, la hubiera solicitado totalmente en oro.
  • Con las ediciones jugadas y los campeones acumulados, el espacio disponible en la copa propiamente dicho se fue agotando. En 1920 se le agregó -con un costo de 400 dólares- la bandeja inferior, también de plata; en 1934 la primera base de nogal con plaquetas para grabar a los ganadores (dos finales por cada una); un segundo nivel del mismo material se adosó en 1968 y el tercero en 2002, para continuar colocando los detalles de cada finalísima. El peso completo pasó a ser de 105 kilos y la altura de 1,10 metros.
  • La competencia se llamó Copa Davis (Davis Cup) recién a partir de la edición de 1946, tras la muerte de Davis, el 28 de noviembre de 1945, obviamente en su honor, siendo inducido al Salón de la Fama del tenis en 1956. Hay que dejar en claro el sistema “challenge round” se utilizó hasta 1972, momento en que pasó a jugarse por eliminación hasta desembocar en dos países finalistas. A partir de ese año todo fue más abierto y competitivo y se jugó por grupos continentales dándole cabida a los profesionales desde 1968.
  • El que más partidos jugó hasta el momento fue el italiano Nicola Pietrángeli (164 matches en 66 enfrentamientos) seguido del rumano Ilie Nastase (146 en 62). Incluyendo 2007 los Estados Unidos la obtuvieron en 32 oportunidades, seguido de Australia (28), Francia y Gran Bretaña (9) y Suecia (7).



¿Cómo se traslada la Copa Davis?






  
  • No pocos se habrán preguntado qué sistema se utiliza para que la Copa Davis “viaje” a través del mundo cada vez que un país la obtiene. Barbara Travers, “Head of Communications” de la Federación Internacional de Tenis, detalla todo el procedimiento: “El responsable del traslado es la asociación de tenis del país que la gana, quien debe pagar el transporte más apropiado y también el seguro de todo el año. Si en el país donde se aloja desean exponerla, debe tener también una custodia permanente. También pueden decidir guardarla en algún lugar con todas las garantías de seguridad. La FIT tiene ya su propio seguro contratado, pero cada asociación debe tomar otro localmente, pero no se le ponen mayores reparos sino recomendaciones de cómo debería ser, merced a la experiencia de tantos años”.


Creación Copa Fed













  • La creó la FIT en 1963, festejando sus 50 años. Y tuvo el apoyo de las mejores tenistas de la época: la norteamericana Billie Jean King y la australiana Margaret Court. Era tal el poder de ellas -a nivel institucional y deportivo- que en la primera definición, en el Queen's Club de Londres, ambas fueron protagonistas. El triunfo fue para los Estados Unidos por 2-1 sobre Australia.
  • La primera edición se disputó entre 16 naciones. La razón de la escasa convocatoria fue que en ese momento no existían premios en efectivo y cada país debía costearse los traslados y estadías. Pero luego surgieron los sponsors, en 1976, y la competencia tomó otro vuelo. La empresa Colgate fue el primer auspiciante que creyó en las damas. Se mantuvo hasta 1980. Entre 1981 y 1994 pasó a manos de la empresa japonesa NEC. Desde 1995 el nombre principal lo tomó el banco de la República Checa KB (Komercni Banka) hasta 2000, cuando la Federación Internacional dejó de contar con el apoyo de empresas para esta competencia hasta la final de 2005 entre Francia y Rusia, cuando el banco francés BNP, el mismo auspiciante principal de la Copa Davis, se convirtió en la cara visible de la contienda, también en su versión juvenil.


Federación Internacional de Tenis (FIT)














La necesidad de unión y organización


  • Debido a la gran popularidad del “lawn tennis” a nivel mundial, ya en 1911 se generó la necesidad de organizar un ente federativo con estructura universal. Ese año comenzaron los esfuerzos de tres dirigentes para intentar la unión: el estadounidense Duane Williams, Charles Barde (Secretario Honorario de la Asocicación Suiza de Tenis) y Henri Wallet (de la Federación Francesa de Tenis). El primero de ellos no pudo ver su ilusión concretada ya fue una de las víctimas del hundimiento del Titanic, el 14 de abril de 1912. Pero los otros dos continuaron avanzando hasta convocar, 1º de marzo de 1913, a una reunión en París entre las doce asociaciones más influyentes de este deporte. El fin era unir criterios y así nació la International Lawn Tennis Federation (ILTF).
  • Los países fundadores fueron Australasia (representando a Australia y Nueva Zelanda), Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, las Islas Británicas, Holanda, Rusia, Sudáfrica, Suecia y Suiza. España no envió representantes al meeting pero confirmó su aprobación al nuevo ente.
  • Pasados sólo 17 meses estalló la Primera Guerra Mundial y no se continuó con las reuniones hasta 1919, ya con apenas 10 países en sus filas. El 16 de marzo de 1923 se delinearon las primeras reglas oficiales de la ILTF, que se implementaron el 1º de enero de 1924, con la anuencia de los Estados Unidos que se unió a la organización. Se creó entonces una nueva categoría de campeón mundial: los de mejor actuación en los cuatro torneos más relevantes desarrollados en Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y Australia, luego denominados Grand Slams.
  • Fue creciendo consistemente y en 1939 contaba con 59 naciones. La Segunda Guerra Mundial causó estragos en la economía francesa y con la devaluación del franco francés las autoridades de la ILTF decidieron trasladar la sede a Londres. 

 

1968. El profesionalismo

Vincent Richards, Bill Tilden and Bill Johnston
 














Tenis “Open”, el desafío a la tradición


  • Muchas idas y vueltas tuvo que sortear el profesionalismo en el tenis antes de ser aceptado por los seguidores del deporte y las dirigencias tradicionales. Los intereses creados por la inmesa cantidad de dinero en juego cuando el tenis tomó consideración mundial perjudicó su desarrollo en varios niveles. Muchos de ellos no estaban estructural ni económicamente preparados para semejante cambio. Y se tardó bastante en llegar a un acuerdo en donde convivieran en paz aficionados y profesionales.
  • El antecedente más lejano sobre el profesionalismo se remonta a 1926, cuando un empresario estadounidense llamado C. C. Peyle se preguntó si la gente pagaría por ver a deportistas de elite en acción. Había probado con otros deportes pero en tenis no tenía experiencia. Entonces decidió contratar a los mejores del momento y emprender giras por los Estados Unidos, a pesar de la negativa de los organismos oficiales. Así, Peyle contrató nada menos que a la francesa Suzanne Lenglen -por 75.000 dólares al año- y a su compatriota Paul Féret.
  • El estadounidense Bill Tilden solidificó las bases del tenis profesional uniéndose a Bill O’Brian promocionando el tenis de exhibición con muchísimo éxito: en el Madison jugó contra Ellsworth Vines y reunieron a 14.000 aficionados. Estos partidos significaban un cachetazo a los intereses de la asociación nacional quien impartió expresas instrucciones para que los profesionales no fueran bien recibidos en clubes de aficionados y para que ningún amateur se cruzara en una cancha de tenis para medirse con ellos.
  • De todas formas, tanto Tilden como Vines, acompañados por los franceses Henri Cochet y Martin Pláa (que luego estuvo radicado en la Argentina), se cansaron de jugar en los Estados Unidos y también en Europa. El promotor O’Brian alistó al inglés Fred Perry en 1937, pero los embates de la institución madre ya eran muy punzantes.
  • Perry solicitó ayuda a un amigo suyo -Bernard Sunley- quien bocetó una forma de aislarse de la presión: construyó una cancha de madera, transportable, y así inició una gira por Inglaterra con el astro para jugar donde fuera posible sin pisar los clubes oficiales, como por ejemplo canchas de fútbol. Perry recibió un trato distante en su propia casa, cuando fue a jugar Wimbledon, pero continuó con su emprendimiento al que se sumó Donald Budge, flamante ganador del Grand Slam en 1938, año en que la India relanzó la idea de “profesionalizar” el tenis, apoyada por varios países, pero el resultado fue otra vez negativo.
  • La Segunda Guerra Mundial cortó toda posibilidad de conseguir dinero para auspiciar esos encuentros itinerantes, pues nadie podía prestarle mucha atención al deporte en general. Pero el conflicto bélico pasó y los promotores proliferaron.
  • En 1947 visualizó el talento de Jack Kramer, un joven que recién comenzaba a destacarse en los torneos locales de los Estados Unidos, y la lluvia de dólares no tardó en llegar. El mismo Riggs, campeón de Wimbledon en 1939, se hizo promotor en 1949 y logró enrolar a Kramer y Pancho Gonzales, con quienes realizó una de las giras más extensas de la historia profesional durante ocho meses.
  • La Federación Internacional de Lawn Tennis hacía grandes esfuerzos para controlar o vigilar a los aficionados. En la Asamblea General realizada en junio de 1963, en Londres, durante la primera semana del torneo de Wimbledon, se votaron medidas extremas: 1) Mantener el máximo viático permitido de 5 libras diarias. Una propuesta argentina de llevarlo a 10 libras fue rechazada, pero serían considerados pedidos de federaciones de ultramar si querían aumentar el viático para jugadores amateurs. 2) Los jugadores estarán en libertad de viajar y recibir viáticos durante todo el año. 3) Un premio máximo puede ser de un valor de hasta 50 libras (antes era de 20). 4) No se exigirá más que un premio, que deberá ser un objeto especial que no sea de uso cotidiano. 5) No se permitirá a un jugador inscribirse simultáneamente en dos torneos. Con eso se desea evitar que, a último momento, decida participar en el certamen donde más ventaja obtenga. 6) Se designarán comisiones en varias zonas para vigilar los viáticos que los jugadores obtienen. 7) La Federación Internacional publicará anualmente una lista que contendrá los 50 mejores caballeros y las 25 mejores damas, los que en forma especial serán vigilados y obligados a suministrar rendiciones de cuenta por cada torneo en el cual participen. 8) Se aplicarán sanciones a tenistas y dirigentes que no cumplan con estas reglas.
  • En 1968, el profesionalismo entró en una etapa adulta y se preparó para el gran cambio. La FILT, el 30 de marzo de ese año, con 66 delegados de 47 países, decidió adoptar a los torneos abiertos. La situación se había tornado insostenible: la Federación Británica optó por “abrir” Wimbledon a los “pro” y la FILT se vio en la obligación de excluirla de sus entrañas y desautorizar todos los torneos que hiciera en su territorio. Se llegó al límite, pues la medida debía entrar en vigencia el 22 de abril del ’68.
  • Y pensar que siempre se dijo, allá por 1900, que un miembro del Comité organizador de Wimbledon renunció a su cargo porque a uno de los participantes se le pagó un té, considerándolo como una traición al amateurismo


 
El primer torneo de Lawn Tennis en Gran Bretaña














  • En 1877, en el All England Croquet Club, los británicos Sir William Hart Dyke y Julian Marshall jugaron un partido y decidieron unificar las diferentes reglas difundidas por toda Gran Bretaña y organizar un primer torneo de lawn tennis. Los entusiastas británicos trabajaron incansablemente tratando de unir criterios hasta que luego de acoplarse a John Henry Walsh -editor de la revista local The Field, fundada en 1853.
  • El sábado 9 de junio de 1877 The Field publicó el anuncio del primer torneo de lawn tennis para el lunes 9 de julio de ese año, aviso tipográfico dentro de las columnas de resultados bajo el título “Lawn Tennis Championship”. Estaba abierto a jugadores de todos los clubes de tenis sobre hierba y croquet de la región y la inscripción valía 1 libra y 1 chelín. Se inscribieron 22 jugadores, sólo hombres, pues las mujeres no tenían permitido jugar en esa época.
  • Spencer W. Gore derrotó a William C. Marshall por 6-1, 6-2 y 6-4, en apenas cuarenta y ocho minutos de juego. Los vieron aproximadamente 200 espectadores que pagaron un chelín cada uno para acceder al predio. El ganador se llevó como premio una copa de oro valuada en 12 guineas y su nombre quedó grabado en la “Challenge Cup”, que costó 25 guineas, pieza que quedó a buen resguardo en la institución. Gore, que no venía del “court-tennis” sino del “rackets”, un juego más aristocrático, sorprendió a la mayoría cuando dejó de lado los aburridos intercambios de fondo para ir a la red y pegar de aire, en las que podrían considerarse las primeras voleas de la historia.



El primer torneo profesional oficial 
David Davidson




















  • El día clave fue el lunes 22 de abril de 1968, cuando en el match inaugural del Campeonato de Inglaterra sobre canchas de “tierra” (en el Club West Hants de Bournemouth) se enfrentaron en primera rueda los australianos Owen Davidson y John Clifton. Ganó Davidson 6-2, 6-3, 4-6 y 8-6 y quedó marcado como el primer partido profesional oficial de la historia de este deporte. El profesional australiano Ken Rosewall fue el primer campeón de un torneo de este calibre derrotando en la definición de ese certamen a su compatriota Rod Laver, de la misma condición, por 3-6, 6-2, 6-0 y 6-3.
  • En damas la británica Virginia Wade fue la primera mujer en conseguir un título “oficialmente” rentado, tras imponerse en la final a su compatriota Winnie M. Shaw por 6-4 y 6-1.



Creación del Grand Prix masculino
Stan Smith













  • En 1970, luego de la revolución profesional en el tenis (1968), las acciones para ordenar este deporte y generar mayores ingresos e interés del público llevaron a los entes oficiales a crear el Grand Prix. Una serie de torneos alrededor del mundo recibirían puntaje y diferentes escalas de premios para llegar a un listado final, al término de la temporada, donde los 6 mejores disputarían el “Masters”, distribuyendo un monto fijo según su ubicación.
  • Se llegó al 9 de diciembre luego de 19 torneos y el Torneo de Maestros se disputó en Tokio. Los clasificados fueron Stan Smith, Rod Laver, Arthur Ashe, Zeljko Franulovic, Ken Rosewall y Cliff Richey. Este último no pudo jugar por estar enfermo y fue reemplazado por el checo Jan Kodes. En realidad, la sexta plaza le correspondía por derecho propio al australiano John Newcombe (séptimo en el Grand Prix) pero ya era tarde para que viajara a Japón y Kodes, que estaba allí para jugar dobles, ocupó su lugar. El torneo lo ganó Smith, luego de un round robin.



Creación de la ATP  



John Newcombe



  • Después de la apertura profesional, los tenistas vieron que diversos promotores querían controlar sus vidas deportivas.
  • A comienzos de los '70 el australiano John Newcombe, uno de los más carismáticos y expuestos, famoso por sus bigotes tipo “mostacho”, presidió la “Asociación de Jugadores de Tenis”.
  • La iniciativa apenas duró un año y medio porque ninguno se podía ocupar “full time” y los intereses eran demasiado disímiles como para llegar a buen puerto.
  • La idea de los jugadores siguió latente y en septiembre de 1972 se juntaron, en Forest Hills, cincuenta de los más destacados, con mayor ímpetu y decididos al cambio.
  • Significó el arranque, el punto de partida para hacerse escuchar: crearon la ATP (Asociación de Tenistas Profesionales), presidida por el jugador sudafricano Cliff Drysdale con Jack Kramer como director ejecutivo.
  • En un par de meses estaban registrados legalmente y Kramer cedió sus oficinas en Los Angeles para el funcionamiento de la nueva organización. 



Creación de un nuevo circuito mundial masculino en 1990
Niki Pilic














  • En 1973 se produjo el archifamoso boicot a Wimbledon, cuando los top se unieron en apoyo al yugoslavo Niki Pilic, a quien la Federación Internacional le prohibió participar en Londres. ¿Motivos? Pilic se negó a formar parte del equipo de su país en Copa Davis que debía enfrentar a Nueva Zelanda, porque prefirió participar de un torneo en Canadá recibiendo una suspensión de nueve meses. Y en ese lapso también jugó en Italia, torneo que lo aceptó violando las órdenes de la FIT, sucediéndose una larga controversia.
  • La flamante ATP tuvo en sus manos el primer tema gremial conflictivo. Apeló a la Corte pero le fue mal, ya que Pilic finalmente no pudo anotarse en el All England, por decisión del juez a cargo. Cerca de 80 jugadores se solidarizaron y tampoco viajaron a Gran Bretaña en la mayor demostración de unión en el tenis de todos los tiempos.
  • A los tumbos arribaron a 1988, el año clave para el posterior desarrollo de la ATP. En pleno US Open, ya en el predio de Flushing Meadows, Jordan (su CEO) solicitó a los directivos uno de los salones de conferencia de prensa para exponer “algunas ideas referidas a los intereses de los tenistas”. Pero ante su sorpresa, le rechazaron el pedido. Inmediatamente pensaron en una alternativa que, con el tiempo, se transformó en un verdadero mojón mítico: hicieron la reunión en el estacionamiento, en la entrada del complejo, en el sector donde llega el público desde la estación del “subway 7”. Montaron un pequeño atril con un enorme logo de la ATP en el frente, un micrófono con pequeños parlantes y convocaron a los periodistas con un breve comunicado fotocopiado y distribuído en la sala de prensa.
  • Estuvo el CEO de la ATP, Hamilton Jordan, secundado por Brian Gottfried, Tim Mayotte, Mats Wilander (que era el Nº 1), Ray Moore, Paul McNamee y varios más que quedaron perdidos entre la gente. La ATP pasó al ataque justo esa tarde y todos sabíamos que algo trascendente ocurriría en este deporte. Todo culminó en la creación de un nuevo circuito en 1990



Creación de la WTA  
Gladys Medalie Heldman
 




















  • Tras el Abierto de los Estados Unidos de 1970 las jugadoras de elite analizaron la faz económica preguntándose dónde estaban paradas. Un hecho concreto las movilizó: la australiana Margaret Smith Court, ganadora del Grand Slam esa temporada, había acreditado apenas un tercio de lo obtenido por el campeón de singles masculinos, su compatriota Ken Rosewall. Los organizadores de los torneos de esa época consideraban apropiada la diferencia, pero las tenistas no pensaban así.
  • Fue el 23 de septiembre de aquel año, a dos semanas de la final del Grand Slam neoyorquino, cuando las top decidieron cambiar la historia: a través de Gladys Medalie Heldman -quien las representaba, directora de la emblemática revista World Tennis, fallecida el 22 de junio de 2003- alzaron su voz firmando un convenio simbólico para jugar torneos paralelos. El primero de ellos tuvo 5.000 dólares en premios, puestos por la misma Heldman, y lograron organizar en total tres certámenes.
  • En represalia, la USTA (United States Tennis Association) impidió que las jugadoras de ese país pudieran participar de los Grand Slam y ser elegidas para los equipos de Copa Fed. El motivo fue la irreverencia expuesta hacia quienes dirigían el tenis en ese momento. Pero a las protagonistas no les importó y redoblaron la apuesta ya que en 1971 los torneos fueron 19.
  • La USTA visualizó que no era conveniente chocar con las mejores tenistas del mundo y dio un paso atrás. En 1973 se produjo el hito que ratificó el triunfo de las mujeres en su lucha por la igualdad: la emprendedora estadounidense Billie Jean King le ganó la famosa “Batalla de los sexos” a Bobby Riggs, ex campeón de Wimbledon por 6-4, 6-3 y 6-3, en el Astrodome de Houston. Ese hecho representó el vía libre para la autonomía del tenis femenino creando la WTA (Women's Tennis Association) en el ‘73, con King como primera presidente y Martin Carmichael como CEO.
           

La WITA original














  • El fin de semana del 14 y 15 de mayo de 1977 se creó en Roma la WITA (Women’s International Tennis Association), con el firme propósito de defender los intereses de las jugadoras en los torneos fuera del territorio de los Estados Unidos, propagar el tenis femenino desde las bases y realizar una clasificación mundial que tuviera en cuenta todos los certámenes y no únicamente los estadounidenses.
  • Las interesadas también propusieron generar un circuito especial con sedes en Latinoamérica y Europa. Tuvo la adhesión de 150 tenistas y una de las elegidas en el directorio fue la argentina Elvira Weisenberger, ocupando la presidencia, secundada por la uruguaya Fiorella Bonicelli como vice y la española Vicky Valdovinos como secretaria. Formaron parte del Consejo Directivo inicial la italiana Daniela Marzano, las francesas Brigitte Simon y Gail Lovera y la estadounidense Cendy Thomas, quedando como Director Ejecutivo el abogado italiano Dino Papale (ver nota Weisenberger).
  • Significó el puntapie inicial para que la WTA –con sede en San Francisco, Estados Unidos- reaccionara y cobijara –casi tres años más tarde- bajo un mismo manto a todas las jugadoras profesionales. En 1986 se varió la denominación y se utilizó WITA –con un logo modernizado- hasta 1989 inclusive. En el ’90 rediseñaron nuevamente el logo y retomaron el nombre original de WTA.


El ranking mundial: orígenes y evolución
Diario: “The Telegraph”




















  • El orden de los jugadores a nivel mundial tuvo su lado controvertido en los inicios porque no existía un ente que los encolumnara en forma oficial. Por esta razón, antes de la implementación de las estadísticas de la ATP (1973) y la WTA (1974), se toman como válidos los realizados por diferentes periodistas británicos especializados y publicados en el diario The Daily Telegraph, por considerarse los más serios y fundamentados. Entre 1913 y 1938 se utiliza el de Arthur Wallis Myers.
  • El tuvo la peregrina idea de publicar anualmente en su columna de la muy leída revista londinense The Field la graduación de los jugadores masculinos en los años ‘20.Su capacidad crítica y su conocimiento del tenis universal, a la par de la jerarquía del medio, crearon al respecto un índice de orientación muy serio y consultado. Con ella nació la primera referencia pública convertida en estímulo para los tenistas.
  • También es imperioso aclarar que por entonces, hacia y después del año 1920, la importancia del certamen de Wimbledon lo singularizó en el reconocido “campeonato del mundo”. Por ende, sus participantes, a partir de los cuartos de final, se convertían tácitamente en los “ocho mejores de mundo”.

El origen del tie-break















  • Cuando la era abierta o profesional se consolidaba -entrando en los años ‘70-, los promotores se multiplicaron para tratar de aprovechar la espectacular fuente de ingresos que el tenis podía producir. Uno de ellos, el también estadounidense James Van Alen, organizó en 1970 un certamen en Newport regido bajo sus propias reglas. Una de ellas era que los jugadores ganaban 5 dólares por cada tanto obtenido. Obviamente, si los partidos eran interminables, Van Alen muy pronto quedaría en la ruina.
  • La idea de Van Alen para frenar o controlar mejor su inversión fue el “tie-breal”, que en su versión inicial recibió el nombre de “sudden death” a nueve puntos, utilizado por primera vez en un torneo oficial, el US Professional Indoor Championships de Filadelfia, en 1970.
  • El sistema -complicado de entender al principio- era en realidad muy simple: cuando igualaban en seis games (6-6) en un set, no debían seguir jugando hasta obtener una diferencia de dos games sino un desempate rápido donde triunfaba el primero en llegar a 9 puntos, aunque podía extenderse hasta lograr la diferencia de dos unidades. En ese mini game comenzaba a sacar -una vez- quien había sido receptor en el juego anterior y luego se alternaban dos servicios cada uno.
  • Van Alen tuvo éxito con su sistema en forma casi inmediata en el torneo más importante de su país (US Open) pero le costó bastante que fuera aceptado en el resto de los certámenes profesionales. Finalmente, su idea pudo entrar en el más tradicional de este deporte, Wimbledon, en 1971, con el sistema de 12 puntos.
  • La Federación Internacional de Tenis lo utilizó en forma experimental en 1970, dejando que cada asociación local optara por el sistema de 12 o 9 puntos. Gran Bretaña, por ejemplo, adoptó el de 12 y los Estados Unidos el de 9. Oficialmente fue aceptado en 1971 cuando el partido llegaba a 8-8 en cualquier set excepto el final (el tercero o el quinto, según el caso).
  • En 1974 se lo incluyó en las Reglas Oficiales de la FIT como un método opcional de puntuación, para ser usado en 6-6 o en 8-8. En 1979 se modificó el reglamento y el tie-breal se debía disputar al llegar a 6-6 en cualquier set menos el último, a 7 puntos y conservando la diferencia de dos.
  • Finalmente se incorporó a la Copa Davis, en 1989, excepto en caso de jugarse un quinto set, que continuó con el sistema tradicional por diferencia de dos games.

Comentarios