viernes, 17 de agosto de 2012

LAS DIFICULTADES ECONOMICAS DE UN JUGADOR EN ASCENSO

Por Carlos Pella  




¿ENTRENAMIENTO? No sólo eso, el tenista también necesita apoyo económico.
El tenista argentino que hoy esté haciendo sus primeras armas en el profesionalismo, tiene un equipo de trabajo que incluye como mínimo un instructor técnico -coach- y un preparador físico. A eso se le agrega un psicólogo -que es de consulta permanente-, un kinesiológo, y un nutricionista.  

  Ese grupo de trabajo, que implica un gran presupuesto, es solventado por el jugador. No obstante están aquellos tenistas que poseen un sponsor, ya sea particular o empresa. Ese particular o empresa, que se encarga de los gastos, celebra un contrato con el tenista. En la mayoría de los casos, los liga hasta el fin de la carrera.
  Para una familia de clase media, se hace muy difícil cubrir los gastos en que incurre un tenista, debido a que el dinero domestico se suele agotar en los primeros años de carrera del deportista. La competencia tenística empieza a una edad muy temprana, con una gran cantidad de viajes a nivel nacional, para lograr posicionarse en un lugar de privilegio en el ranking.
  Sin este apoyo económico, el jugador que quiere convertirse en profesional, no puede competir en el circuito con éxito. Mas alla de ser un jugador de tenis completo -en cuanto a lo técnico, físico y anímico- y con buenos resultados, es difícil que pueda tener una proyección optimista a futuro.
  El apoyo de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), está destinado sólo a los jugadores junior -los menores de 18 años-, siempre que estén rankeados entre los primeros 3 puestos del ranking nacional. Por consiguiente -a partir de esa edad y aún antes- si el tenista empieza a competir en otros torneos, los gastos serán solventados por ellos mismos.
  Es una tarea ardua y compleja, con premios que hoy no están acordes para el nivel de gastos a nivel mundial, y donde el reparto de las ganancias se hace de manera muy desigual. Aún así, el deporte está por sobre estas dificultades, y bien vale hacer el esfuerzo.

    Comentarios