martes, 4 de septiembre de 2012

EL ENTRENAMIENTO Y LA COMPETICION EN EL TENIS

Por Mario Sanchez






EXIGENCIA EXCESIVA Y FATIGA AGUDA, los factores
desencadenantes del burn-out psicológico

En el tenis, como en cualquier otro deporte, se invierten muchas horas en el entrenamiento. En los jugadores de competición la meta es conseguir un buen rendimiento en los partidos y, de ser posible, alcanzar la victoria. Desde que se inicia su aprendizaje hasta que se alcanza el nivel de alta competición, los jugadores van adquiriendo diferentes conocimientos técnicos, tácticos, físicos y psicológicos que les permiten ir avanzando de forma progresiva por diferentes fases.

  Estas etapas tienen años promedio de duración. Así, por ejemplo, en un primer momento los jugadores pueden iniciarse en el mini-tenis (duración promedio entre 1-2 años) y continuar con la iniciación (duración promedio entre 2-3 años), el perfeccionamiento (duración promedio entre 2-3 años), la competición (duración promedio entre 3-4 años) y, finalmente, los que lo alcanzan llegan a la alta competencia (alto rendimiento en la competición). 
   Sabemos que en cada año existe una serie de torneos en los que es importante competir y en los que se espera que los jugadores estén en su mejor forma. Por lo general, la temporada se estructura de la siguiente forma: varios meses iniciales de preparación técnica, táctica, física y psicológica. Al periodo de preparación, le siguen los meses de competición, y a éstos los de transición. Muchos entrenadores consideran que la periodización del entrenamiento en el tenis de alto rendimiento no existe, debido al carácter continuado de los torneos.
  Los jugadores de tenis tienen que jugar muchos partidos para acumular los puntos necesarios que les permita situarse en una buena posición en el ranking, y con ello tener acceso a los grandes torneos. Este ritmo tan duro de trabajo sin descanso, con viajes continuados, competiciones excesivas y sin tiempo para recuperar, se aumenta la probabilidad de que los jugadores se vean afectados negativamente en su motivación. A su vez, que perciban que todo es un esfuerzo y que sientan la necesidad psicológica, emocional y a veces física de abandonar el tenis, en respuesta a la insatisfacción o al estrés excesivo. 
  Todos estos síntomas son indicativos de lo que se conoce como burn-out psicológico. El burn-out psicológico es precisamente uno de los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de planificar la carrera deportiva de un jugador de tenis o incluso el desarrollo de una temporada. Va acompañado de fatiga aguda en la que se manifiesta una disminución de la capacidad funcional del jugador por exceso de exigencia y la incapacidad de hacer frente a esa exigencia. 
  Cuando se da el burn-out se produce una respuesta psicofisiológica exhaustiva como consecuencia de esfuerzos frecuentes, a veces extremos, que tienen como objetivo satisfacer las demandas de la competición y del entrenamiento excesivo. Precisamente, lo que persigue la periodización es evitar este tipo de problemas en los jugadores, concretamente minimizando las posibilidades de sobreentrenamiento y optimizar el logro de la máxima ejecución. También será importante generar climas motivacionales en los que los jugadores perciban su progresión y disfruten jugando. La meta es eliminar al máximo las situaciones de estrés y fomentar el apoyo emocional. Todos estos aspectos remarcan la conveniencia de programar y entrenar a nivel interdisciplinar, siendo el entrenador el encargado de articular las diferentes funciones y el responsable de transmitir al jugador la visión del entrenamiento como algo global. 
 Entre las diferentes disciplinas que pueden ayudar a un jugador, la psicología del deporte tiene mucho por hacer en todo este proceso. Mientras que los entrenadores que se dedican a jugadores de iniciación y perfeccionamiento suelen encargarse de entrenar y dirigir ellos mismos el entrenamiento en las diferentes facetas del tenis. A medida que el nivel del jugador es mayor, los entrenadores necesitan contar con la colaboración de especialistas en la parte física, psicológica, biomecánica, médica, etc.       
 Los entrenadores saben que las diferentes disciplinas están cada vez más especializadas y, en consecuencia, los avances de cada una de ellas van cada vez más rápidos. Es imposible que una sola persona pueda estar al día en toda la información de interés para entrenar a sus jugadores. De ahí que el contar con un equipo de técnicos con los que planificar la carrera deportiva de un jugador, o bien un período anual, se hace cada vez más importante. De todas las disciplinas que aportan su conocimiento para que los jugadores puedan alcanzar un mejor rendimiento, nosotros nos centraremos en la comprensión del funcionamiento psicológico en el tenis. 

En la próxima nota nos focalizaremos en “las características del tenis y las habilidades para conseguir un buen rendimiento”.

Comentarios