martes, 11 de abril de 2017

Guido Pella, entre historias, anécdotas y confesiones

Guido Pella recordando varias anécdotas como jugador del circuito ATP World Tour. Foto: Nunca es Tarde por Fox Sports.


El bahiense Guido Pella, actual 143 del Mundo ATP y campeón de la Copa Davis, recordó en "Nunca es Tarde" algunas anécdotas en el circuito ATP World Tour, declaró sentirse "no convencido" de haber optado el comprometido camino profesional, y explicó el altercado con Carlos Berlocq en San Pablo. 

Una confesión muy sincera y a la vez polémica, se dio cuando le preguntaron sobre la absoluta dedicación, desde muy temprana edad, que se debe tener para ser tenista de elite. "Aún en la actualidad, no estoy convencido de mi elección. Hay momentos en lo que uno se replantea si es verdaderamente lo que a uno le gusta". 

"Yo conozco jugadores de tenis que aman lo que hacen, con una pasión tremenda, y ahí no hay problema. Hay tenistas como yo, que lo ven única y exclusivamente como un trabajo, y algo que hacen bien", sentenció el finalista del ATP 500 de Rio de Janeiro en 2016. 

Rememorando su etapa como menor, Guido Pella relató una de las calenturas más significativas de su carrera. "Estaba jugando la final de un torneo nacional, había bastante gente para lo que eran los torneos de tenis. Iba ganando, y termine perdiendo. Cuando me toca irme de la cancha, no quería ver a nadie y salí por atrás, por una entrada chiquita. Y, al lado de Sociedad Sportiva está el parque de Mayo, entonces, agarré la raqueta, el raquetero, y con 12 años me fui a mi casa".



"Cuando llegan mis papas, me dan la copa y yo lo que hago es tirar la copa por la escalera. Mi papa me dijo "es la última vez que te metes adentro de una cancha de tenis". Y, por hacer eso estuve semanas sin competir. Pensé que no iba a jugar nunca más al tenis, hasta ese nivel llego", concluyó el tenista de 26 años. 

En relación a lo sucedido con Carlos Berlocq en el ATP 250 de San Pablo, Pella aclaró el origen de la discusión. "Me tira un drop, yo llegó y me esguinzo el tobillo, me hago un pequeño esguince. Después de impactar, me caígo y toco la red. Él dijo que yo toque la red estando el punto vivo, pero el árbitro le dice a Berlocq que yo había tocado la red después de haber ganado el punto".


Sin embargo, y tratándose de dos amigos, el enojo entre ambos se disipó. "Él se quedó caliente con eso, estaba muy enojado, no se que le pasaba. Yo también, en un momento me enoje, y por eso reaccionamos asi. Pero no paso nada, es un momento del partido. Yo estaba esperando que él me escriba. Si bien no le nació escribirme, le termine hablando, porque realmente él es un amigo. Quedó ahí, no pasa nada"

Para cerrar, y ponerle mucho humor a la entrevista, Pella contó varias anécdotas junto a Diego Schwartzman. Una de ellas, el desopilante saludo, que ya es un clásico. "A mi me da mucha vergüenza cuando me saluda, porque realmente no importa si esta Federer, Nadal Djokovic o Murray, o si está mi mamá o mi papá. Él pega un grito que se escucha de acá a Bahía Blanca y dice "Guidiiiiiii". 

Entre risas, agregó que "por ahí él está allá lejos, y escucho ese grito tremendo, que por cierto, ya la tiene atada. No importa si está Federer o Nadal, él esta en su Mundo, y va al frente. Diego es un crack, no le importa nada, tiene buena onda con todos, son todos amigos de él". 



Comentarios